domingo, 9 de noviembre de 2014

...y ahora, ¡siete!

¡Pues ya son siete años desde mi quimioterapia! En realidad cumpliré los siete de haber terminado, el 19 de diciembre, pero ya voy llegando, je je

El pasado jueves 30 de octubre tuve mi control anual con mi querida oncólogo, la Dra. Esther Arbona. Y me encontró estupendamente, como lo esperaba. A principios de mes me hice la tomografía, placa de tórax y exámenes de laboratorio. Lo hice tan temprano por insistencia de Carmen, en previsión de que pudiera haber problemas con los reactivos en el laboratorio, que hubiese alguna dificultad con el tomógrafo, y tenía razón: el día de la consulta, la Dra. Arbona nos dijo que el laboratorio tenía tres días colapsado por caída del sistema informático, y el tomógrafo también estaba dañado. Así que, si lo hubiese dejado para cuando me los hago habitualmente, se nos habría "trancado el serrucho", como decimos en venezolano.

Estaba en deuda con mi blog, y con mis lectores (¿están ahí?). Me parece importante transmitir esperanza a quienes piensan que el cáncer y la quimioterapia son siempre una condena. Y un año más de vida, de trabajo y de disfrute son algo que merece celebrarse, ¡salud!

Hace un año decía aquí que acababa de terminar el curso de certificación como Creador de Cursos en Moodle, y que pronto podría verse mi foto en la página de moodle.org. Aquí está:


Contaba también que estaba haciendo un curso en la Academia Venezolana de Sommeliers. En junio de este año nos graduamos 30 nuevos sommeliers. En el siguiente collage traté de resumir los quince meses de aprendizaje y disfrute:


Sigo, pues, trabajando, aprendiendo, disfrutando de la vida, ¡acompáñenme!