miércoles, 18 de abril de 2012

Claus en Caracas

Hace ya casi un mes estuvo en Caracas Claus, nuestra querida amiga argentina, a quien conocimos a través de este blog. Una amiga suya muy querida pasó también por un cáncer de colon, y quimioterapia -Folfox 4- y buscando información para apoyarla, Claus cayó aquí, y comenzamos a escribirnos. En ocasión de nuestro paso por Buenos Aires en 2008 la conocimos personalmente y disfrutamos con ella de una maravillosa noche de tangos en Esquina Homero Manzi. El espectáculo comenzó -imagino que siempre es así- con Sur, el famoso tango de Manzi, cuyo primer verso reza: San Juan y Boedo antiguo y todo el cielo... y se refiere justamente a ese punto de la ciudad: Esquina Homero Manzi está en el cruce de las avenidas San Juan y Boedo. Había comentado nuestro encuentro aquí:
http://avasquezd.blogspot.com/2008/06/recientemente-estuvimos-viajando-carmen.html

Hace algunos meses me anunció Claus que vendría a Venezuela a la boda de una amiga que se celebraría en un cayo del Parque Nacional Morrocoy, un punto muy bello de nuestra geografía, y que pasaría, naturalmente, por Caracas. Vino con un grupo de amigos: tres hermanas, primas de la novia, el esposo de una de ellas, y la hija de otra. Muy alegres y simpáticos todos. Carmen y yo les hicimos de guías en un día de paseo por Caracas: Ciudad Universitaria (allí tuvimos una visita guiada muy interesante que nos concertó mi hermana Ileana, que trabaja en COPRED, dependencia que se ocupa de la preservación y el mantenimiento de la UCV); centro de la ciudad: Plaza Bolívar y sus alrededores: Casa Natal del Libertador, Consejo Municipal... Hicieron algunas compras por esos lados, y en la tarde le dimos un vistazo a la Plaza Altamira, al salir del metro, y paseamos un rato por los jardines del Centro de Arte La Estancia.

En la Plaza Las Tres GraciasVisitando la Ciudad
Universitaria de Caracas
En la Plaza BolívarCon Claus, en la
Casa Natal del Libertador

De regreso a nuestra casa, Claus quiso preparar unas pizzas, y en las siguientes fotos puede verse con las manos en la masa:

AmasandoArmando una con palmitos

Al día siguiente, salieron muy temprano hacia Chichiriviche, donde se celebraría la boda.



Me costó mucho decidirme a escribir esta entrada, porque la noche de la boda no fue todo lo maravillosa que hubiesen querido los novios, así como todos sus amigos y familiares. Esa noche, poco después de celebrada la ceremonia, que tuvo que ser en la posada y no en el cayo porque estuvo lloviendo todo el día, sufrieron un intento de asalto, frustrado por unos guardias armados que habían sido contratados para protección de los invitados. Afortunadamente, no pudieron robarles nada, ni nadie salió lastimado (sólo uno de los ladrones, que se cayó de un techo), pero pasaron un gran susto, y tuvieron que mudarse de posada por el temor de que pudiera repetirse.

Lamentamos mucho, Claus, que se hayan llevado ese mal recuerdo de Venezuela. Cuando vuelvas haremos todo lo que esté a nuestro alcance para borrarlo.