lunes, 22 de marzo de 2010

El Colon Colosal y el Colondario

En estas noches, preguntándome si sería cierto lo de la exposición del Colon Colosal que refiere Dave Barry en su artículo, lo busqué en Google... y lo encontré: http://www.colonclub.com/colossalcolon.html. Allí cuentan que la idea surgió en 2001, como una exposición para el Mes Nacional de la Conciencia sobre el Cáncer Colorectal. Tiene 40 pies de largo (más de 10 metros) y 4 de alto (más de un metro), y los visitantes lo recorren gateando, para encontrarse con diferentes tipos de enfermedades que pueden afectarlo.

En esa búsqueda me topé también con el "Colondario" del 2010, un calendario cuyos modelos son sobrevivientes de cáncer, la mayoría muy jóvenes. Esta chica tan hermosa (la de la izquierda) ha sido la portada de todos los colondarios desde 2005, cuando se comenzó a hacer. Se llama Erika Kratzer y fue diagnosticada a los 22 años (hace 10) de un cáncer de colon en estadio IV. Suya fue la idea, como una broma, de hacer un calendario con jóvenes sobrevivientes. Si siguen el enlace, podrán ver los demás modelos (mujeres y hombres) de este año y de los anteriores también, cada uno con su historia. En esta portada la acompaña Cathy Aiken, a quien diagnosticaron un cáncer de colon avanzado en 1950, cuando tenía 27 años. A ambas les dijeron en su momento que tenían pocas esperanzas de sobrevida. ¡La señora Aiken está cumpliendo 60 años sin cáncer! Ampliando la foto, podrán notar en el abdomen de ambas las cicatrices que exhiben tan orgullosamente. ¡Estimulante!, ¿verdad?

jueves, 18 de marzo de 2010

Resultados de colonoscopia (¡buenos!)

Hoy me sometí una vez más a la colonoscopia. Ya uno se va acostumbrando a la preparación: esta vez quise extremar la dieta líquida para tratar de asegurar un colon bien limpio, así que hice la dieta líquida por tres días. No es nada agradable, después de pasar por toda la preparación y por, prácticamente, toda una noche en el baño, que te digan que hay que repetirla porque el colon no estaba en buena condición.

Resultado: colon sano, aunque en la anastomosis (la línea de unión de ambos pedazos del colon) había una pequeña formación llamada granuloma. Tenía menos de 5 mm y fue extirpada. Me explicó el gastroenterólogo que se trata de una forma de rechazo al material de la sutura. Busqué además en la Wikipedia, y encontré lo siguiente:
Un granuloma es un intento celular de aislar un cuerpo extraño que no puede ser fagocitado. Normalmente se produce una fuerte activación de linfocitos T, que induce a su vez la activación intensa de los macrófagos. Como resultado de esta activación, se producen los granulomas, que son focos de inflamación crónica, en los que el agente patógeno está en el centro, rodeado por macrófagos transformados en células pseudo-epiteliales, rodeados por leucocitos mononucleares, sobre todo linfocitos y en ocasiones células plasmáticas.
Aunque el material fue enviado a patología para la biopsia, confío -como el médico- en que será benigno.

Envié por correo electrónico el informe a mi oncólogo y me dijo lo mismo: que el colon está sano y que, con toda seguridad, la próxima colonoscopia no será en seis sino en doce meses, ¡por fin!

Dave Barry: Un viaje a través de mi colon... y el tuyo (y 3)

Y aquí está la tercera entrega del artículo de Dave Barry:


"¿Quieres que le suba el volumen?" dijo Andy desde detrás de mi [a Dancing Queen de Abba].
"Ja ja", respondí.

Y entonces llegó la hora, el momento que había estado temiendo por más de una década. Si eres aprensivo, prepárate, porque te voy a decir, con todo detalle, exáctamente cómo fue.

¡No tengo idea!. ¡Es verdad!. ¡Dormí todo el tiempo!. En un momento dado Abba estaba gritando "¡Dancing queen! Feel the beat from the tambourine..."

...y al siguiente, yo estaba acostado en la sala de al lado, despertándome apaciblemente. Andy estaba mirándome y preguntándome cómo me sentía. Me sentía excelentemente. Más todavía cuando Andy me dijo que ya todo había pasado y que mi colon estaba de maravilla. Nunca me había sentido más orgulloso de uno de mis órganos internos. Pero el asunto era: además de haber sido un cobarde para todo lo que tuviese que ver con los médicos, era además un completo imbécil. Por más de una década había estado evitando un examen que era, estrictamente, nada. No hubo nada de dolor y, salvo por el MoviPrep, ni siquiera incomodidad. Estaba poniendo mi vida en peligro por nada.

Si mi hermano Sam hubiése sido tan estúpido como yo -si, al llegar a los 50, hubiese ignorado las recomendaciones médicas y evitado hacerse ese examen- todavía tendría cáncer. Ni siquiera lo sabría, y para el momento en que lo hubiese sabido, cuando sintiese los síntomas, su situación hubiese sido mucho, mucho más seria. Pero gracias a que es una persona madura y consciente, los médicos pudieron atacar el cáncer a tiempo, operarlo y extirpárselo. Sam está en recuperación y alimentándose con cosas que él dice que no saben absolutamente a nada. Su pronóstico es bueno, y todo el mundo está optimista, con los dedos cruzados, tocando madera, y todo eso.

Lo que nos trae a tí, Sr. o Sra. De-Más-De-Cincuenta-Que-No-Se-Ha-Hecho-Una-Colonoscopia. Éste es el trato: o tienes cáncer de colon, o no lo tienes. Si lo tienes, una colonoscopia permitirá a los médicos encontrarlo y ocuparse de él. Y si no lo tienes, créeme, es muy tranquilizador saber que no lo tienes. No hay una buena razón posible por la que que no te la hayas hecho. Insisto tanto en que te la hagas, que voy a hacerte una Oferta Exclusiva por Tiempo Limitado. Si después de leer esto, te haces una colonoscopia, házmelo saber enviándome un sobre con tu dirección dirigido a Dave Barry Colonoscopy Inducement, The Miami Herald, 1 Herald Plaza, Miami, FL 33132. Yo te lo devolveré con un certificado, firmado por mi, y listo para que lo hagas enmarcar, que dirá que eres una persona madura que se hizo una colonoscopia. Acompañará al certificado un cuadradito de papel higiénico de edición limitada, impreso con la imagen de Paris Hilton. Podrás enmarcarlo también, o usarlo de cualquier otra manera que se te ocurra. Pero aún si no aceptas mi oferta, por favor hazte una colonoscopia. Si yo pude, tú puedes. No lo pospongas. ¡Háztela de una vez!

Asegúrate de dejar bien claro que quieres la versión no-Abba.



[Valdría la pena hacer leer esto a nuestros familiares y amigos, ¿no les parece?. Alejandro]

martes, 16 de marzo de 2010

Dave Barry: Un viaje a través de mi colon... y el tuyo (2)

Aquí va la segunda entrega de este divertido artículo aparecido en el Miami Herald.


Salí del consultorio de Andy con unas instrucciones escritas, y una prescripción para un producto llamado "MoviPrep", que viene en una caja tan grande que podría contener un horno microondas. Me referiré en detalle a MoviPrep más adelante, por ahora baste con saber que nunca debemos dejar que caiga en las manos de los enemigos de los Estados Unidos.

Pasé los próximos días sintiéndome ansioso. El día anterior a mi colonoscopia, comencé mi preparación. De acuerdo con las instrucciones, no comí nada sólido ese día, sólo caldo de pollo, que es básicamente agua, aunque con menos sabor. Luego, en la noche, me tomé el MoviPrep. Primero agregas dos paquetes de polvo en una jarra de 1 litro y completas con agua tibia (para quienes no estén familiarizados con el sistema métrico, un litro equivale a unos 32 galones). Luego tienes que tomarte toda la jarra. Eso me llevó como una hora, porque MoviPrep sabe -y aquí me estoy quedando corto- a una mezcla de mierda de cabra y limpiador de retretes, con un toque de limón.

Las instrucciones para el MoviPrep, escritas claramente por alguien con un gran sentido del humor, indican que después que lo bebes, "un suave movimiento acuoso debe producirse en el vientre". Eso es como decir que después de lanzarte desde el techo, deberías experimentar un leve contacto con el piso.

MoviPrep es un laxante nuclear. No quiero ser demasiado gráfico aquí, pero ¿alguna vez has visto el lanzamiento de una lanzadera espacial? Se parece mucho a la experiencia con el MoviPrep, contigo como lanzadera. A veces quisieras que el retrete tuviese cinturón de seguridad. Pasas varias horas confinado al cuarto de baño evacuando a chorros. Eliminas todo. Y entonces, cuando creías que ya estás totalmente vacío, tienes que tomarte otro litro de MoviPrep, momento en el que tus intestinos viajan al futuro y comienzan a eliminar lo que no te has comido todavía.

Después de una noche llena de acción, finalmente me voy a la cama. A la mañana siguiente mi esposa me llevó a la clínica. Estaba muy nervioso. No sólo preocupado por el examen, sino porque seguía teniendo ocasionales retortijones que me obligaban a correr al baño. Pensaba: "y si rocío a Andy?". ¿Cómo te disculpas con un amigo por algo así? Enviarle un ramo de flores no sería suficiente.

En la clínica tuve que firmar muchos formularios en los que admitía entender y aceptar totalmente todo lo que decían. Luego me condujeron a una sala llena de otros pacientes que iban a someterse a la colonoscopia, donde me llevaron a un pequeño espacio cubierto por una cortina; allí tuve que quitarme toda la ropa y ponerme una de esas batas de hospital diseñadas por un sádico pervertido que, cuando te las pones, sientes que está más desnudo que cuanto estás realmente desnudo.

Entonces una enfermera llamada Eddie me introdujo una aguna en la vena de mi mano izquierda. Normalmente me habría desmayado, pero Eddie estaba muy buena, y yo ya estaba acostado. Eddie me dijo también que alguna gente ponía vodka en su MoviPrep. Al principio me molestó no haberlo pensado antes, pero entonces me pregunté qué habría pasado si hubiese estado demasiado borracho para llegar al baño, danto tumbos en modo manguera de incendios. No habría tenido más remedio que quemar la casa.

Cuando todo estuvo listo, Eddie me llevó rodando en la camilla a la sala de exámen, donde Andy me esperaba con otra enfermera y un anestesiólogo. No vi entonces el tubo de  5 Km., pero sabía que Andy tenía que haberlo escondido en alguna parte. En este punto estaba realmente nervioso. Andy me pidió que me acostara de lado, y el anestesiólogo comenzó a pasarme algo a través de la aguja que tenía en mano. Había música sonando en la sala de examen, y me di cuenta de que la canción era Dancing Queen de Abba.Le dije a Andy que, de todas las canciones que podian estar sonando durante este examen en particular, Dancing Queen era la menos apropiada.

domingo, 14 de marzo de 2010

Dave Barry: Un viaje a través de mi colon... y el tuyo

Ayer mi hijo Jorge me mandó este artículo que apareció en el Miami Herald. Es bastante largo, así que lo iré traduciendo en éste y los próximos dos posts:



Dave Barry: A journey into my colon -- and yours

http://www.miamiherald.com/2009/02/11/427603/dave-barry-a-journey-into-my-colon.html

Okey, ya tienes cincuenta años, sabes que se supone que te hagas una colonoscopia. Pero no te la has hecho. Estas son tus razones:
  1. Has estado muy ocupado,
  2. No hay un historial de cáncer en tu familia,
  3. No has sentido nada raro,
  4. No quieres que un médico introduzca un tubo de 5 kilómetros en tu ano.
Examinemos estas razones una por una. No, no hace falta, porque ambos sabemos que la única razón real es la N° 4. Es natural. La idea de que otro ser humano, aún un ser humano médico, pueda entrar en tu interior te produce un estremecimiento. Yo sé que es porque soy como tú, aunque tal vez peor.Nadie me gana en cobardía frente a los médicos. Me dan nauseas y me desmayo ante cualquiera de los más sencillos procedimiendos médicos, hasta hacer una cita por teléfono. Peor todavía cuando tengo que hacer contacto directo con la profesión médica: más de un consultorio médico tiene una abolladura en el piso causada por mi frente segundos después de que me hayan aplicado una inyección.

En 1997, al cumplir cincuenta años, todos me dijeron que debía hacerme una colonoscopia. Yo estuve de acuerdo en que debía hacérmela, pero no de inmediato. Siguiendo esta política, llegué a los 55 sin habérmela hecho. Entonces hice algo tan vergonzoso que la verdad es que me apena contarlo. Lo que pasó fue que llegó a Miami Beach una réplica de un colon de 15 metros. Se trata de una exposición educativa llamada el Colon Colosal, e iba en una gira nacional para promover la conciencia sobre el cáncer colorectal. La idea es que uno gatee a través del Colon Colosal y que se encuentre con varios elementos educativos allí, tales como pólipos, cáncer y hemorroides del tamaño de pelotas de volleyball, salga diciendo "¡mejor me hago chequear a ver si no tengo alguna de esas cosas!", y vaya a hacerse una colonoscopia.

Si usted es un escritor humorístico profesional, y hay un colon gigante en un radio de 100 Km, está legalmente obligado a ir a verlo. Así que me fui a Miami Beach y gatée dentro del Colon Colosal. Escribí una columna sobre él, haciendo chistes de mal gusto sobre el colon. Pero también instaba a la gente a que se hiciera una colonoscopia. Haste firmé un documento al salir del Colon Colosal, comprometiéndome a hacerme una.

Pero no me la hice. Yo era un fraude, un hipócrita, un mentiroso, prácticamente era un miembro del Congreso. Pasaron cinco años más. Cumplí 60, y todavía no me había hecho la colonoscopia. Entonces, dos semanas después, recibi un correo electrónico de mi hermano Sam, diez años menor que yo, aunque más maduro. El correo estaba dirigido a mí y a mi hermano del medio, Phil. Decía:
"Queridos hermanos:
Fui a hacerme una colonoscopia de rutina y me dieron el temido diagnóstico: cáncer. Me dijeron que se encontró temprano y que el pronóstico es muy bueno, que pueden sacarlo completamente, así que, crucemos los dedos, toquemos madera, y ya está. Por supuesto, me dijeron que advirtiera a mis hermanos que se hiciesen revisar. Imagino que ya ustedes lo habrán hecho."

Eh, bueno...
Primero llamé a Sam. Estaba esperanzado, aunque temeroso. Conversamos un rato, y cuando colgamos, llamé a mi amigo Andy Sable, gastroenterólogo, para hacer una cita para una colonoscopia. Unos días más tarde, en su consultorio, Andy me mostró un diagrama a color del colon, un órgano muy largo que se extiende y se extiende y que en algún momento pasa brevemente por Minneapolis. Andy me explicó cómo sería la colonoscopia, de una manera detallada, tranquilizadora y paciente. Yo asentí a todo, pero realmente no escuché nada de lo que me decía, porque mi cerebro me gritaba: "ÉL VA A METER UN TUBO DE 5 KM EN TU ANO".

Las fallas de Valencia

Nuestra amiga Carmen Cano nos ha contado que al salir de su control el próximo 18 se irá a Dénia, en Alicante a disfrutar de las fallas. Estuve buscando en Internet sobre esta fiesta, aunque algo ya sabía: hace años vino al Festival Internacional de Teatro de Caracas un grupo valenciano que hizo en el Parque Los Caobos un espectáculo callejero, inspirado en las fallas, con muchos cohetes y fuego. ¡Fue algo maravilloso! Encontré en la Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Fallas_de_Valencia):
Las Fallas es una fiesta celebrada del 15 al 19 de marzo en algunas ciudades y pueblos de la Comunidad Valenciana (España), entre ellas principalmente en Valencia; así como en la ciudad argentina de Mar del Plata, receptora de miles de inmigrantes valencianos. También llamadas fiestas josefinas o festes de Sant Josep (en valenciano) se celebran en honor de San José, patrón de los carpinteros. Está catalogada como fiesta de Interés Turístico Internacional. La denominación de fallas corresponde a las construcciones artísticas de materiales combustibles en su conjunto, que representan figuras conocidas como ninots y composiciones de elementos. A lo largo de la historia los materiales han ido evolucionando, pero tradicionalmente, estos ninots eran de cera. actualmente las figuras más voluminosas se hacen de corcho blanco, ya que permiten formas más ligeras y de mayor tamaño.
Agrega más adelante:
Se podría decir que son los carnavales de la ciudad de Valencia, en donde toda la picaresca y crítica se vuelca en los cadafals (monumentos) (de tal manera que, al quemarlos, se piensa que se eliminan los problemas y males), también en esta fiesta se unen varios aspectos que definen una cultura, ellos son el fuego, la música, la pólvora, la calle, y bunyols (buñuelos).
Encontré también en youtube unos videos que muestran diferentes aspectos de la festividad: desde la despertà hasta la Nit del Foc.

Ya agregué las Fallas de Valencia a mi lista de lugares-eventos a conocer. Espero que Carmen pueda compartir a su vuelta su experiencia y algunas fotos. En las que van aquí, un aspecto de la decoración luminosa de la ciudad (me recuerda que actualmente en Venezuela estamos en período de racionamiento eléctrico), un ninot que va a ser víctima del fuego, como se ve en las dos siguientes (a menos que resulte indultat, lo que lo salvará de la hoguera).

miércoles, 10 de marzo de 2010

Consulta de control - 9 de marzo

Ayer tuve mi consulta con la Dra. Arbona: me encontró muy bien, como yo lo esperaba. Los resultados de los exámenes de laboratorio (analítica como le dicen los amigos españoles) muy buenos. Todos los valores en su rango normal, y los antígenos, el carcinoembrionario: 0,8 (para no fumadores como yo: hasta 5,0 se considera normal) y prostático específico: 1,09, algo más alto que el último, pero bastante inferior al máximo que he tenido de 1,42 en enero de 2008 (debe ser menor a 4,0). Sigo teniendo pendiente la colonoscopia que por problemas administrativos con el seguro no pudré hacerme hasta la semana que viene. Una vez que tenga el informe y la biopsia correspondiente se los haré llegar a la doctora.

En Caracas ha estado haciendo muchísimo calor en los últimos días, pasando de 30° casi todos los días, ha llegado creo que a 36° en algún momento. No es lo normal para esta época del año, pero ¿en qué lugar del mundo el clima se está comportando normalmente?