miércoles, 28 de octubre de 2009

De viaje

Últimamente no he estado escribiendo sino después de mis exámenes de control. En esta ocasión lo hago para contar que he estado de visita en casa de mi hijo Jorge en Los Angeles. Ya tengo varias semanas fuera de casa. Antes de llegar aquí pasé una semana en Florida en casa de mi sobrina María Gabriela y su bella familia. Ella y Juancho, su esposo, realmente nos colmaron de atenciones. Mi hermano Enrique y su esposa Lulú viajaron con nosotros desde Caracas y fueron nuestros cicerones en Wellington y sus alrededores. Lo pasamos muy bien con todos ellos.

De allí nos vinimos a Los Angeles, donde nos esperaban Jorge y Ónix, su esposa. También nos recibieron estupendamente y hemos paseado y conocido mucho. Con ellos celebramos nuestros 33 años de casados. Hace ya casi tres semanas llegó de Venezuela Diego, nuestro otro hijo (ya el lunes se le terminan las vacaciones). Con él hemos seguido paseando: nos fuimos por cinco días a San Francisco, donde llegamos a casa de mi sobrina Valeria (en realidad en San Mateo, a unos 20 minutos de SF). Ella y su esposo Julio nos trataron no menos bien. Han sido todos extremadamente amables.

De regreso a Los Angeles, celebramos todos juntos el XXX cumpleaños de Jorge. Unos días después volvimos a arrancar con Diego, esta vez hacia Las Vegas y el Gran Cañón. En Las Vegas asistimos a uno de los espectáculos del Cirque du Soleil: "Ka", realmente maravilloso. En el Gran Cañón nos extasiamos con tanta grandeza y nos maravilló el cambiante colorido de ese lugar tan especial.

A continuación algunas fotos de este periplo:

En los jardines de la American Orchid Society
en Florida, con Enrique y Lulú




En los canales de Venice Beach,
cerca de donde trabaja Jorge




Con Valeria en Ghirardelli Square, en San Francisco



Con Diego en el Gran Cañón

Más fotos: http://picasaweb.google.com/avasquezd

Después de este resumen tan apretado, no me queda sino comentar rápidamente que he estado leyendo el libro Anticáncer, de David Servan-Schreiber, que me recomendó Carmen Cano, amiga que me escribe con frecuencia desde Madrid, y me parece sumamente útil para nosotros, sobrevivientes de cáncer. Se refiere en detalle, entre otras cosas, a la importancia de la alimentación. Analiza uno por uno muchos alimentos que nos pueden ayudar y otros que nos conviene evitar a toda costa. Más adelante, ya con más calma pienso referirme con mas detalle a los diferentes aspectos del libro, y coincido con Carmen en que es muy importante leerlo.

Muchos saludos a todos, y hasta pronto.